Cartografía Literaria desde Gustave Doré y el Paraíso Perdido

Actualizado: 22 de nov de 2020


En este escrito haré una reflexión acerca del papel de la cartografía en la literatura, concretamente en la geografía literaria, como una herramienta para el autor y el lector a la hora de construir relatos, entendiendo que “Un buen mapa vale por mil palabras, dice un refrán bastante común entre los cartógrafos; es verdadero en el sentido que suscita mil palabras: genera dudas, curiosidades, ideas. Plantea nuevas preguntas y nos impulsa así hacia soluciones también nuevas.”(MORETTI, 2001, PÁG 1)

Para lo cual me apoyaré de varios ejemplos del poema narrativo “Paraíso Perdido” de John Milton, sustentándome en las lecturas de los textos de Moretti, Laurel y Rozas, complementando mi análisis con algunos de los conceptos trabajados por Soja sobre los lugares y espacios dinámicos, para terminar con unas breves conclusiones.

Escogí la edición de ILUSTRADO, que cuenta con imágenes del artista Gustave Doré, reconocido por ilustrar obras de Lord Byron, Edgar Allan Poe, incluso la Biblia y Don Quijote, por el poder que tiene para dotar de realidad los espacios creados por John Milton y transportar a los lectores del infierno al paraíso, capturando uno de los apartados más conocidos de la novela “El espíritu vive en sí mismo, y en sí mismo puede hacer un cielo del infierno, o un infierno del cielo.” (Milton, 2013, p. 18)

Los cuatro conceptos claves a tratar son: GEOGRAFÍA, MAPA, LECTOR Y AUTOR.


1. GEOGRAFÍA:

“¿Qué importa el lugar donde yo resida, si soy el mismo que era, si lo soy todo, aunque inferior a aquel a quien el trueno ha hecho más poderoso?”(Milton, 2013, p. 18)

En esta reflexión encontramos el perfecto ejemplo del cronotopo de Bajtin, en cuanto a que en ella se une el tiempo y el espacio, creando un nuevo lugar, un tercer espacio, a partir del poder del espíritu, quitándole relevancia al lugar y enfocándose en el ser como espacio.

El poema narrativo de Milton esta lleno de espacios, lugares y cronotopos, que hacen que su lectura se haga compleja para el lector. Desde el comienzo el espectador debe desplazarse de la tierra al cielo, para luego ir al infierno, a donde Satanás será expulsado junto a Belcebú. Si vemos la primera imagen de Doré, en ella se ilustra de manera magistral este espacio, el poder de los rayos que ayudan al lector a captar el poder, la caída y la vileza del castigo eterno.

Si pensamos en los espacios y lugares dinámicos de W.Soja, los cuales contemplan:


1. Lo material: Entendida como los rasgos físicos y topográficos del cielo, el infierno y el paraíso “Largo y penoso es el camino que desde el infierno conduce a la luz; fuerte es nuestra prisión; nueve veces nos rodea esta inmensa bóveda de fuego violento y destructor, y las encendidas puertas de diamante, que nos oponen tantos estorbos, nos vedan salir de aquí” (Milton, 2013, p. 60)

2. Los espacios mentales, presentes a lo largo de varias reflexiones, “Todos los caminos me llevan al infierno. Pero ¡si el infierno soy yo!¡Si por profundo que sea su abismo, tengo dentro de mí otro más horrible, más implacable, que a todas horas me amenaza con devorarme!” (Milton, 2013, p. 127)

3. Y por último los espacios prácticos materiales, como ocurre con las imágenes de Doré que a lo largo de la narración, ubican al lector de manera espacial, temporal y social.

Es a través de la comprensión de la diversidad de espacios dinámicos, que se hace importante la geografía literaria, en cuanto a que esta “ayudará a comprender cómo los objetos son producidos y localizados en espacios que, así en la Historia como en la ficción literaria, ya contribuyen a reproducir los efectos del poder, ya los resisten” (Heterotipías Para Nickole – DAVID MATÍAS).

Este efecto de poder lo vemos en la frase pronunciada por Satanás cuando se encuentra en el infierno “…más vale reinar aquí, que servir en el cielo.” (Milton, 2013, p. 127)

2. MAPAS: CARTAS LITERARIAS:

Lo primero que se pregunta Moretti es, ¿que nos hacen ver las cartas literarias?, lo cual

se resume en dos cosas “demuestran la naturaleza ortgebunden (localidad, lugar), ligada al lugar de la literatura: cada forma, como ya veremos, con su geometría, sus límites, sus tabúes espaciales y flujos de movimiento…” (Moretti, 2001, p. 04). Consideremos la carta literaria como el exterior de la obra Paraiso Perdido, en donde el juez es quien lee, han sido los lectores quienes le han dado la importancia cultural a la obra de Milton, de tal forma que ha sobrepasado y trascendido el tiempo y el espacio. La prueba de esto es que 500 años después de su creación, en un país distante a Inglaterra, me encuentro realizando un escrito acerca de la obra.

El segundo lugar es definido como “las cartas revelan la lógica interna de la narración: el espacio semiótico, de trama, alrededor del cual aquella se organiza a sí misma” (Moretti, 2001, p. 04), es acá donde vemos el interior de la obra, su estructura, la cual podemos resumir en cuatro apartados, que me permitiré explicar a continuación.


· Primero: es la Presentación de Satanás su expulsión del cielo y su llegada al infierno como castigo, en términos de espacio tenemos el cielo emplazado en contraposición al infierno.

“En el cielo el que más feliz es por su elevación y su dignidad, puede excitar la envidia de un inferior cualquiera; pero aquí ¿quién ha de envidiar al que, ocupando el lugar más alto, se halla más expuesto, por ser vuestro antemural a los tiros del Tonante, y condenado a sufrir lo más duro de estos tormentos interminables? Donde no hay ningún bien que disputar, no puede alzarse en guerra facción alguna, pues nadie reclamará, seguramente, el bienestar del infierno; nadie tiene escasa participación en la pena actual, para codiciar por espíritu de ambición, otra más grande” (Milton, 2013, p. 46)

· Segundo: La llegada de Satanás para tentar a los hombres, en términos de espacio, acá nos encontramos con el paraíso “Jardín de D-os era en efecto el bellísimo Paraíso, puesto al oriente de Edén, que se extendía desde Aurán, hasta las soberbias torres de la gran Seleucia, construidas por los reyes griegos y hasta Talasar, que sirvió mucho antes de morada a los hijos de Edén.”

Es en este apartado que aparece un cronotopo que determinará el destino del hombre “No lejos se veía el árbol de la ciencia, nuestra muerte, de la ciencia del bien, que tan caro nos costó, dándonos a conocer el mal.” (Milton, 2013, p. 46), el árbol es un tercer lugar, donde la conciencia convive con el conocimiento y el tiempo de conocer.

· Tercero: Es aquí donde encontramos la desobediencia de Adán y Eva a D-os. Seguimos en el Paraíso, pero se presenta una vez Eva muerde el fruto como La Tierra. “En el mismo momento la tierra se sintió herida; la naturaleza toda, estremecida hasta sus últimos cimientos, y exhalando un quejido de cada una de sus obras, anunció con dolorosas angustias que todo se había perdido” (Milton, 2013, p. 338)

· Cuarto: Esta es la última parte de la obra, cuando D-os Expulsa a Adán y Eva del paraíso. El espacio esta representado por la tierra que deberá labrar “…pero no te es permitido morar más tiempo en el Paraíso, y yo he venido para sacarte de él y enviarte fuera del Edén a labrar la tierra de que fuiste formado, y a cuyo seno es bien que vuelvas”. (Milton, 2013, p. 417)

Una vez hemos encontrado lo interior y lo exterior de la obra de Milton, es momento de que ella nos explique la relevancia del mapa para esta obra, el cual se ve explicado en el texto “Gráficos, Mapas y Árboles” de Moretti, cuando nos resalta su trascendencia a la hora de analizar los textos “un mapa siempre es una mirada desde la distancia…una forma de conocimiento específica: menos elementos, y por consiguiente una percepción más aguda de su interrelación general. Formas, relaciones, estructuras. Patrones.” (Moretti, 2004, p. 62).

Es la carta geográfica el elemento que le permite al lector rastrear el viaje que realiza Satanás para tentar a Eva y Adán, los sufrimientos, las condiciones inclementes y los obstáculos que debe atravesar, “Llevado como en un carro de nubes, sigue subiendo audaz por espacio de muchas leguas, pero faltándole de pronto el apoyo, encuentra un inmenso vacío, y sorprendido y agitando en vano sus alas, cae como un plomo a diez mil brazas de profundidad. Aún estaría cayendo, si por una desgraciada casualidad no lo hubiera lanzado a otras tantas millas de altura la fuerte explosión de una tempestuosa nube, impregnada de fuego y nitro” (Milton, 2013, p. 82).

Todos estos elementos se ven manifiestos de manera explicita en las ilustraciones de Doré:



Es desde la distancia que se intuye que el poema narrativo de Milton es una mirada desde afuera a la biblia, la historia de Satanás y de Adán y Eva.

3. EL JUEZ: EL LECTOR

Todos estos espacios, nos hacen reflexionar sobre la decisión que deben tomar los teóricos según Rozas Arceo “De acuerdo con la teoría de que la geografía literaria trabaja con la referencialidad entre el espacio ficcional y el geoespacio, los expertos en los textos tienen que decidir si un determinado emplazamiento ha desaparecido del geoespacio o constituye una invención del autor.” (Rozas Arceo, 2014, p. 124).

La obra de Milton está llena de lugares geográficos que hacen referencia a geoespacios terrenale