El primer beso del resto de nuestras vidas

Actualizado: 22 de nov de 2020


Ya sé que es un sábado en la noche, también sé que tenía una cita planeada con el increíblemente apuesto Enrique de Financiera y soy consciente de que ahora me encuentro en el sofá de mi casa con mi mejor amigo viendo Harry el Sucio.

-¿Tengo algo malo? -Esta pregunta interrumpe la película y mi cadena de pensamientos.

-¿Disculpa?

- Olvídalo.

- A ver Julian, son tantas las cosas que están mal contigo, que no nos da una noche, esto requiere una intervención en toda la regla.

- Muy graciosa Raquel, muy graciosa. -Me dice encendiendo de nuevo la película.

- Un momento. -Le digo apagando del todo el televisor. -Al ti te pasa algo y no voy a dejar que lo pases por debajo de la mesa.

- No podría, los cajones de la mesa no me lo permiten. -Es cierto, en mi casa todo tiene doble función, en este caso la mesita de centro de la sala me sirve para guardar cosas también, pero ese detalle no es importante y no voy a dejar que me distraiga con tanta facilidad, o que siga haciéndolo en todo caso.

- Perfecto, ya que el espacio no lo permite, podrías decirme a qué se debe la pregunta de si tenías algo malo.

- Raquel, no podemos dejarlo estar, estábamos viendo la película. -Se acerca a tomar el mando a distancia.

- Sí, pero por algo la pausaste y ahora no voy a dejarlo estar, así que podemos quedarnos sentados viendo mi televisor apagado toda la noche o podemos…-Le digo tomando el control remoto, pero justo cuando voy a terminar la frase me interrumpe diciendo.

- Hacer algo más interesante. -Me dice alzando una ceja con lujuria, como lo hace siempre que quiere distraerme de lo que estamos hablando. Cuando era pequeña sucedía con frecuencia, debo mencionar que Julian es el mejor amigo de mi hermano y un hombre muy apuesto, atrofiado sentimentalmente, pero extremadamente sexual, un hombre que ha hecho que despierte la envidia de todas mis compañeras de trabajo cada vez que me recoge en la oficina. Aunque con el tiempo el efecto sexual que produce en mí se ha recudido… a quien quiero engañar, lo que ha pasado es que he descubierto su estrategia para engañarme y ahora que la sé, no permito que la use conmigo.

- ¿Como decirme que es lo que te pasa?

- Sabes que esta tendencia tuya a hablar todo lo que pasa en una relación, es lo que te tiene un sábado sin citas y sin sexo.

- Creo recordar que quien se presentó en mi casa con una caja llena de pasteles de frutas y una película para ver fuiste tú.

- Porque sabía que no tenías planes hoy. -Lo que Julian desconoce es que si tenía una cita, lo que pasa es que la cita de Julian me llamó para decirme que le había cancelado el compromiso, por lo que imagine que él debía estar en camino a mi apartamento y por eso cancelé mi comida. Su cita era una compañera de mi trabajo.

- Tienes razón. -Le digo no quiero que sepa la verdad.

- Un momento. -Me dice con cautela, sopesando mi respuesta.

- Qué?

- Tú nunca me das la razón y menos tan fácilmente. -Me dice levantándose del sillón como un investigador buscando evidencia.

- Bueno resulta que hoy no quiero pelear y quiero saber que te tiene perturbado.

- Primero, la palabra perturbar me perturba y segundo, resulta que hoy tenías una cita. -Me dice señalándome mis tacones destrozapies, son hermosos, pero si los uso más de tres horas seguidas, al día siguiente necesito vendarme todo el pie por las ampollas.

- Los tengo ahí desde ayer. -Mentira, soy la mujer más ordenada, tanto que rozo con el Desorden Obsesivo Compulsivo.

- Pinocho, eres compulsiva con el orden. Tú tenías una cita y quiero saber quién es el hijo de…

- ¡Ojo! -Lo interrumpo, no me gustan las groserías, me parece que han reducido el vocabulario de las personas en un 99%.

- Quien es el estúpido que te dejó plantada.

- Nadie me dejó plantada y no entiendo porqué tienen importancia los planes que pudiera tener o no para hoy.

- Importan porque cuando llegué me estabas esperando.

- Y??

- ¿Por qué me estabas esperando?

- Porque soy bruja y si mal no recuerdo estamos hablando de ti y de qué tienes de malo.

- Por ahora una amiga que no quiere decirme la verdad.

- Julian, es tarde, tengo sueño y me quiero ir a dormir. -El giro que ha tomado esta conversación no me agrada, por lo que me pongo de pie y comienzo arreglar el desorden que hemos dejado a lo largo de la noche.

- Y yo me chupo el dedo.

- Tus inclinaciones sexuales no me interesan.

- Esta es la primera vez que hablas de sexo conmigo.

- No estaba hablando de sexo contigo.

- Mira Raquel, o me dices porque me estabas esperando cuando tenías una cita o me largo de acá. -Ha pasado de 0 a 100 en la escala de enojo en menos de un minuto.

- Sabía que Mónica te había cancelado la cita. -Eso le detiene de seguir buscando su abrigo para marcharse.

- Te llamó?

- Si.

- Luego discutimos porqué te llamó y qué te dijo, por ahora quiero que contestes la pregunta que te hice.

- Creo que lo acabo de hacer.

- Eres la mujer más inteligente que conozco.

- Gracias.

- No lo digo para hacerte un cumplido.

- Lo sé, pero de igual manera lo agradezco.

- Podrías dejar de dar vueltas y responder, porqué sabías que iba a venir y qué pasó con tu cita.

- No estaba dando vueltas, antes no me preguntaste. -No me deja terminar.

- Podemos dejar la retórica e ir al punto.

- ¿Qué quieres saber?

- ¿Por qué cancelaste tu cita?

- Porque sabía que ibas a venir.

- Y decidiste aplazar tus planes.

- Sí y antes de que me preguntes, no es la primera vez que lo hago.

- ¿Cómo? -Mi respuesta le sorprende y por su cara se asoman una cantidad de sentimientos que no puedo diferenciar.

- ¿Quieres algo de tomar?

- ¿Tienes un whisky?, me imagino que no, teniendo en cuenta que no te gusta el licor.

- Lo siento, pero tengo Nesquik. -Le digo sonriendo.

- ¿Pasamos a las bebidas fuertes? -Me dice sonriendo.

- Creo que la ocasión lo amerita. -Si nos vamos a sincerar, mejor que corra chocolate por nuestras venas mientras lo hacemos. Lo veo asentir a mi ofrecimiento, por lo que voy a la cocina a prepararnos dos Nesquik.

- Así como yo te distraigo con sexo, tu siempre haces estas cosas para que se me olvide lo que estamos hablando, pero en esta oportunidad quiero saber con lujo de detalles lo que está sucediendo y no me voy a distraer. -Le lanzó mi mirada asesina, cosa que no le intimida lo más mínimo. -Te lo advierto para evitar que dilatemos lo inevitable.

- Te quiero menos que ayer.

- Pero será mucho menos que mañana, tranquila. -Porque tiene que ser tan encantador y sexy.

- A ver si termino pidiéndote las llaves de emergencia.

- Eso no va a suceder. -Me dice son suficiencia.

- Eres un idiota.

- Puede que sea cierto, pero no te vas a evadir de esta conversación.

- ¿No podemos dejarlos estar y atiborrarnos con calorías como siempre lo hacemos?

- No, lo siento, es posible que nos atiborremos de calorías, pero antes, necesito que dejes los prejuicios de lado y me digas ¿qué está pasando?

- Es que no sé qué está pasando.

- Creo que lo sabes y no quieres que asumamos lo que está sucediendo porque te da miedo.

- Porque te tienes que portar como un viejito avaro. -Pero qué estoy diciendo.

- ¿Viejito avaro?

- Ya no sé ni lo que digo. -Le digo mientras sirvo los Nesquik.

- Me doy cuenta. -Se acerca a colaborarme. -Puedes sentarte y hablar conmigo, nunca hemos tenido problemas para hacerlo. -Esto último me lo dice mirándome a la cara.

- Eso es porque nunca hablamos de nosotros. -Es la verdad, siempre se nos ha dado bien hablar de cine, música, citas, las personas que nos rodean, pero en el tiempo que hemos sido amigos, jamás hemos hablado de nosotros.

- No lo hemos hecho, porque pensé que no necesitábamos hacerlo.

- No te entiendo. -La verdad que no lo hago. Cuando me voy a sentar frente a él, me hace una seña y termino sentanda a su lado.

- Cuántas veces has cancelado tus citas románticas por mi culpa.

- Nunca. -Es la verdad.

-¡Raque!. -Julian siempre ha tenido la mecha cortita y ahora se nota que está muy cerca de explotar.

- Es que no ha sido tu culpa, lo he hecho de manera voluntaria, no has tenido que pedírmelo, por lo que no te culpo por haberlo hecho.

- Ok, entonces permíteme hacerte otra pregunta, porque le das prioridad a nuestros encuentros sobre tus citas románticas. -Me dice repasando mentalmente su pregunta, revisando si me dejó una puerta de escape por dónde evadirme, si lo hizo no la encuentro por la que sólo me queda una opción, dar respuestas cortas y poco comprometedoras.

- Porque somos amigos.

- Si Marcela te pidiera que cancelaras una cita con uno de tus “apuestos” pretendientes, lo harías.

- No, no lo haría por nadie más.

- Ok, ¿Cuándo pensabas decírmelo?

- ¿Decirte qué?

- Que está pasando algo más entre los dos, algo que hace que siempre me des prioridad por encima de tu vida romántica. -Me lanza una mirada de advertencia, sabe que estoy incomoda y quiero evadirme de esta conversación.

- Cuando tú me confesaras la verdadera razón por la que terminaste con Mónica.

- ¿Tu hermano? -Se refiere a si me lo dijo mi hermano, cosa que es cierta.

- Es verdad que lo hiciste porque me insultó en un coctel.

- Podría haber sido en el baño de mi casa, igual lo habría hecho.

- ¿Por qué? Te parecía hermosa, encantadora, según tengo entendido tenían buena cama, se la llevaba bien con tus conocidos, es más todos pensaron que te ibas a casar con ella.

- No todos. -Su respuesta me sorprende. -Mis papás, tus papás y tu hermano no, ah y Gerardo (el jefe de Julian) tampoco y tampoco se la llevaba bien con todo el mundo, tú no te la pasabas del gaznate y Gerardo menos.

- Pero tú la querías. Te vi deprimido en mi sofá varios fines de semana.

- Eso ya no importa, será posible que me contestes una pregunta. -Justo cuando va a formular su pregunta suena el timbre de mi casa, cosa que me sorprende a mí y bueno a él también.

- *Quien te visita a esta hora? -Voy a la puerta y veo por la mira a mi hermano abrazado a su novia, no sobra decir que es una de mis mejores amigas, les abro para que puedan pasar.

- ¡¡¡¡Nos vamos a casar!!!!! -Gritan a tiempo mientras entran a mi apartamento, Julian se acerca a mi hermano a felicitarlo mientras yo hago lo mismo con Sara, mi amiga.

- Ahora son hermanas de verdad. -Dice Julian.

- Idiota, somos hermanas de verdad porque así lo decidimos hace muchos años, lo único es que ahora un papel se lo va a decir al mundo. -Le responde Sara con su tono lacerante de clase alta, ese que Julian detesta.

- No la mires así, si dejarás de ser un ratón asustado, ya te habrías comido el queso y serías también mi cuñado. -Le dice mi hermano, regresando a abrazar a Sara.

- ¿¿¿Cómo??? -Decimos los dos al tiempo.

- ¿Les decimos? - Dice mi hermano buscando unas copas para servir la Champagne que han traído para celebrar.

- También podemos esperar a que estemos en la casa de retiro celebrando nuestras bodas de Diamante. -Dice Sara en forma condescendiente y ahora soy yo la que se irrita.

- Pensar que hace 1,3 segundos no podía ser más feliz de que pasaras a ser mi hermana oficialmente. -Digo con resignación.

- Aun lo estás. -Dice mi hermano.

- ¡¡¡¡Podemos celebrar dos bodas por favor!!!! -Dice Sara emocionada a más no poder.

- Alguien que me aclare que esta pasando. -Dice Julian al borde de un síncope.

- Lo que pasa es que mi hermana, gracias al cielo y a tu intervención, canceló su cita con el pedante de Enrique.

- ¿Gracias al cielo? -Pregunto.

- ¿Mi intervención? -Pregunta Julian.

- Lo digo porque es un pedante pomposo y presumido y además es mujeriego.

- Si es tan mala persona, porque te lo aguantas. -Los dos trabajamos en la empresa familiar.

- Porque no hay mejor revisor fiscal en el país, me atrevería a decir que en el mundo que él.

- Estamos teniendo problemas en enfocarnos. -Dice Julian sobrepasado por la situación, hace un minuto veíamos una película, ahora hablamos de dos bodas.

- Perdón -dice mi hermano -Les decía, mi hermana canceló su cita para atenderte, en el momento que se enteró que Juanita había cancelado su cita contigo hoy.

- Eso me acabo de enterar. -Dice Julian.

- ¿Y eso te extraña?, si Raquel siempre te ha puesto primero. Cuando Noah en tercer grado le iba a dar su primer beso no lo dejó, porque esperaba que tú se lo dieras. -Quiero matar a Sara.

- Me dijiste que ningún niño quería besarte y no querías pasar a séptimo grado siendo la única niña que jamás habían besado. -Me mira Julian de manera acusatoria.

- Perdona, no sé de que la acusas, si tu llevaste a mi hermana a nuestra fiesta Promoción, pese a que la inalcanzable y exótica de Jennifer te insinuó que quería ir contigo. -Todos quería estar con Jennifer.

- Me dijiste que te había rechazado. -Le digo yo de manera acusatoria.

- Y tu aprendiste a cocinar y te mudaste a dos cuadras de Julian, para estar más cerca y que tuviera motivos de venir más seguido a visitarte. -Dice Sara.

- Me dijiste que aprendiste a cocinar, porque tus papás te obligaron. -Me reclama Julian.

- Terminaste con Mónica porque dijo que Raquel tenía cara de frígida. -Dice Sara.

- Me dijiste que había dicho que no era talentosa. -Le digo de manera acusatoria a mi hermano.

- Bueno casi. -Dice mi hermano apenado.

- Tu no quisiste aceptar el puesto en la ONU, porque sabías que de esa manera verías cada vez menos a Julian y no querías que te olvidara. -Dice Sara.

- Cómo si eso fuera posible -Dice Julian, declaración que hace que todos lo miremos extrañados.

- Raquel la verdad no quiero enterarme de todas las cosas que has hecho por mí y mucho menos que enteres de lo que he hecho y he dejado de hacer porque te amo. -Se pone de pie y se acerca a donde estoy. Siempre hemos sido Pulgarcita y Gulliver, pero hoy me siento aún más pequeña a su lado.

- Yo…-No sé que decir.

- Lo sé, tú también me amas.

- Si claro, cómo se nota que lo sabías. -Interrumpe mi hermano el momento, ganándose un golpe con el codo de su prometida. -Perdón.

- Al principio no dije nada porque eras la hermanita menor de mi mejor amigo, pero luego, cuando Lucas comenzó a salir con Sara vi una luz de esperanza.

- No dijiste nada. -Le digo.

- Tú tampoco. -Me dice.

- Podemos llegar a la parte donde se declaran y así empezar a planear nuestras bodas. -Dice Sara impaciente como siempre, por lo que mi hermano, un caballero en toda la regla, no la golpea, pero sí le tapa la boca con la mano.

- Creo que cuando te di el primer beso no te dije la verdad.

- Cuál?

- Que ese sería el primero de muchos besos que te daría hasta que la muerte nos separe. -Y sin más preámbulos me besa, dándome el primer beso del resto de nuestras vidas como pareja.

Para quienes se están preguntando, cuando me beso en séptimo me dijo:

"será una vez y será mágico, por lo que debemos atesorarlo por el resto de nuestras vidas."

#amor #beso #erotica #familia #romance #matrimonio #amante #nickinaihaus #historia #tradición #viajes #viajeros #costumbres #cultura #culture #travel #travelovers #curiosidades #curioso #curious #history #historia #trip #arte #historia #curiosidad #curiosity #curious #tradition #tradicion #costumbre #nickisix360 l#viajes #viajeros #experiencias #experience


Nickole Naihans L

Nickole Naihaus L

Nickinaihaus

108 vistas4 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

El baño

Cartagena