La cita


Hoy puedo asegurar que es cierto aquel refrán que dice que: cuando dos almas están destinadas a encontrarse, buscarán la manera de hacerlo. Se preguntarán ¿Por qué lo afirmo con seguridad?, bueno la verdad es que lo hago, porque yo encontré la mía o debería decir que ella me encontró.


Todo un viernes en la tarde, luego de unas semanas de ausencia de mi club de lectura; acuerdo que habíamos terminado nuestra sesión sobre Cumbres Borrascosas, uno de mis libros favoritos, cuando justo a la salida una de mis compañeras, Shaio una mujer hermosa, calmada, estoica y elegante, alguien a quien admiro mucho, me invitó a un café con unos sanduchitos para ponernos al día sobre nuestras vidas. Por lo que nos dirigimos a la panadería alemana de la esquina, donde nos sirvieron unos pequeños tentempiés y unas deliciosas infusiones:


- Hace rato no venías al club, ¿estabas enferma?. -Me dice Shaio mientras se sirve su infusión y coge un sanduchito de la bandeja.

- No, lamentó no haberte llamado o avisado, pero es que he tenido unas semanas difíciles en el trabajo, estamos un poco saturados con algunos compañeros enfermos y no había logrado ordenar bien mis horarios; pero con un poco de disciplina y algunos ajustes, pude coordinar mi tiempo y permitirme estos espacios tan necesarios para la mente y el alma. -Le digo mientras sirvo mi té.

- La verdad me dio un poco de pena llamarte, pero he estado buscandote.

- A la próxima no te de pena, me llamas y si no puedo atenderte yo te aviso, pero no te quedes con la necesidad. Cuéntame ¿en qué puedo ayudarte?.

- No es tanto una ayuda como más bien, mmm ... no sé muy bien como explicarme.

- No necesito que te expliques tanto como que me digas lo que estás pensando, como lo estás pensando. -La animo a que me cuente lo que le inquieta.

- La verdad es que tengo una propuesta ... -La interrumpo para sonrojarla un poco.

- ¿¿indescente???

- Noo, bueno no estoy segura. -Me dice sonrojándose y pensándolo mejor, puedo ver en su cara que ya no está tan segura de proponerme aquello que estaba pensando y por eso me doy una patada mental.

- Perdona, no podía pasar la oportunidad de sonrojarte, pero por favor no te cohibas por mi indiscreción. -Le digo tratando de corregir mi error de cohibirla.

- No sé... ¿qué pienses de las almas gemelas? -Me dice aún incomoda.

- Me gustaría pensar que si en realidad existen, ellas buscan la forma de encontrarse.

- Hermoso pensamiento. -Me dice.

- Claro que si la mía existe al parecer se perdió en el camino.

- La verdad es que yo creo que conozco la tuya. -Me dice con seguridad.

- ¿Cómo? -Le digo con curiosidad.

- Sé que suena raro, pero es que a medida que ha pasado el tiempo y que he podido comenzar a conocerte, los libros que disfrutas, las cosas que te gustan, me he dado cuenta que conozco a tu alma gemela, por es quería preguntarte si ¿aceptarías ir a una cita a ciegas con alguien que conozco? -La verdad es que me sorprende su ofrecimiento y aunque no me gustan mucho las citas a ciegas, Shaio es una mujer que admiro y a quien he aprendido a querer, por lo que aunque no estoy muy segura acepto su ofrecimiento.

- Ok, la verdad es que no soy de citas a ciegas, pero si me dices que es mi alma gemela no puedo negarme. -Le digo con una sonrisa.

- No te burles, pero es que así lo creo, de hecho le he dado muchas vueltas al asunto y hace algunas sesiones decidí hacer algo al respecto.

- Si es algo que has pensado mucho, definitivamente no puedo negarme. -Le digo mientras cojo otro sanduchito.

- Tengo que decirte algo más, pero por favor no lo tomes a mal y recuerda que ya me dijiste que sí. -Esta advertencia me inquieta y me hace pensar que no me va a gustar lo que tiene que va a decirme.

- ¿Dime?

- Tu alma gemela es mi exnovio. -Me dice rápido, pero no por eso su revelación me sorprende menos.

- ¿¿¿¿Cómo????

- No te puedes retractar me dijiste que si dos veces.

- Entiendes que es un poco raro que quiera emparejarme con tu exnovio.

- Lo sé, pero la verdad es que le quiero mucho y es una gran persona al igual que tú y sé que son súper comatibles.

- Es tu exnovio. -Le digo como si ella no estuviera al tanto de la situación.

- Pero...

- No le des muchas vueltas, la verdad es que una vez te conocí en el club de lectura, entendí porque Juan y yo no funcionamos.

- Ah claro eso me deja más tranquila. -Le digo de manera irónica.

- Déjame y trato de explicarme, aunque nos queremos mucho y seguro tenemos muy lindos recuerdos, algo nos faltaba; es como si fuéramos un círculo y un triángulo, puedes poner el triangulo dentro del circulo, pero por más de que entre no va a encajar y siempre tendrá espacios sin llenar y yo puedo ver con claridad como tu llenarías esos espacios. -Aunque me parece una explicación un tanto rebuscada, no logra tranquilizarme.

- Shaio no sé, es algo muy extraño ...- Estoy tan confundida que no sé ni cómo explicarme.

- Es una cita y si no hacen click pues no pierdes nada, ¿Te parece el próximo viernes?, así aprovechas que no tenemos club de lectura. -La veo tan ilusionada que no puedo negarme, en ese momento suena mi celular y en la pantalla veo que es mi amigo Santiago invitándome a cenar con unos amigos de su empresa, cuando levanto mi mirada veo que Shaio ya ha pagado nuestra cuenta al mesero.

- Veo que tienes que partir y la verdad es que yo también, ya llegó mi novio por mi. -Me señala la ventana y veo a un hombre espectacular esperándola.

- Espera cuánto te debo.

- Una cita el viernes siguiente, te envío los datos por chat y no te preocupes Juan también disfruta de la lectura, de hecho fue él quien me inscribió en nuestro club. -Dicho esto me presenta rápido a su novio y nos despedimos.


Yo tomo un taxi para encontrarme con Santiago, quien está esperándome en la entrada del restaurante con dos hombres que parecen salidos de catálogo de ropa de lujo, altos, elegantes y muy apuestos, y dos amigas más de su trabajo que siempre me han parecido súper agradables.


- Hola , te presento a Camilo y Juan Pablo y bueno a Sara y Julieta ya las conoces. -Tanto Camilo como Juan Pablo me saludan de manera cordial, pero el último bueno, él hace que se me salte un latido el corazón, de hecho me pone un poco nerviosa, además de apuesto es atento y muy agradable, antes de que podamos comenzar cualquier conversación Sara y Julieta me saludan súper especial como siempre y aprovechamos el camino a nuestra mesa para ponernos al día en los chismes de la empresa. Una vez estamos frente a nuestra mesa, el azar está de mi lado y termino en la silla al lado de Juan Pablo.

- Parece que el destino se empeña en unirnos. -Le digo y me sonrojo un poco.

- Más bien forcé al destino y a todos a que me dejaran sentar en el lugar al lado tuyo. -Me dice mientras me corre la silla para ayudarme a sentar.

- Muchas gracias. -Le digo mientras ocupo mi lugar. La cena es de lo más entretenida y en efecto Juan Pablo y yo hacemos click casi de inmediato, tanto que salimos el fin de semana a un museo, almorzar y recorrer un poco la ciudad juntos, además de que nos vimos varios días de la semana.


El viernes en la tarde mientras me preparaba para mi cita a ciegas con el exnovio de Shaio, siento un sinsabor de no decirle algo a Juan Pablo sobre esta cita, trato de dilucidar si debo decirle o no, pero la verdad es que no me decido, me gusta mucho pero no sé si después de tan solo una semana estoy obligada a decirle acerca de este compromiso o si por el contrario, no debería hacerlo pues hasta ahora nos estamos conociendo. Ya en el taxi decido que lo mejor es decirle, me gusta mucho y no quisiera que por alguna razón se enterara de esta cita y luego se generara algún malentendido, justo cuando me dispongo a llamarle me entra una llamada de él.


- Hola Svetlana. -Su saludo me acelera el corazón.

- Hola Juan . - Y antes de que me dé pavor decido confesar que voy para una cita a ciegas, le interrumpo.

- Tengo algo que decirte.

- Ok yo también, pero si quieres comienza tú. -Ahora quiero que sea el quien comience pero como me conozco, es mejor que le suelte todo antes de que me arrepienta.

- Tengo una cita a ciegas y quiero que sepas que pasó antes de que nos conociéramos y no es que tenga algún significado importante para mi, pero es que no supe decirle que no a mi amiga, que es una mujer hermosa y muy inteligente y parece que es mi alma gemela, aunque no lo creo porque bueno tú...

- Despacio, despacio, estás hablando muy rápido y me cuesta seguirte, de hecho aunque parezca algo bizarro me está pasando lo mismo, una persona que estimo mucho cree que conoce a mi alma gemela y bueno, no nos habíamos conocido, pero me sentía mal no decirte.

-¿Decirme qué? -Le pregunto.

- ¿A dónde te va a llevar tu cita? -Me dice cambiando el tema.

- No me lleva, para evitar que supiera donde vivo, le dije a mi amiga que era mejor que nos encontráramos en el restaurante. -De nuevo no se me ha pasado por alto que no me ha contestado la pregunta.

- Y ¿cuál restaurante es? -Me pregunta.

- Uno nuevo que tiene el nombre de cuissine por algún lado. -Le digo buscando la tarjeta en mi bolsito.

- Espérame ahí, no te vayas a ir por más tarde que te parezca. -Me dice antes de colgarme apurado.


Un poco desconcertada guardo el celular en mi bolsito y una vez llego al restaurante, pago el taxi y entro directo a donde esta la anfitriona.


-Disculpe ¿tiene usted reservación? -Me pregunta una amable mujer.

- Si señora, a nombre de Sahoi.

- Claro, disculpe la impertinencia, su acompañante aun no llega, ¿desea que la ubique mientras tanto en la barra? -Al ver que mi acompañante no ha llegado, algo que no me extraña porque yo siempre llego quince minutos antes, le indicó que por favor me lleve a la mesa.


Pasados 30 minutos mi cita sigue sin aparecer y aunque he estado tentada a levantarme e irme a mi casa, recuerdo la petición de Juan Pablo y sigo esperando cada vez más impaciente. Cuando estoy a punto de levantarme, veo llegar corriendo y bastante agitado a Juan Pablo, por lo que con extrañeza me pongo de pie para saludarle.


-Pero ¿tú qué haces acá? -Le pregunto realmente extrañada, saludandole con un beso en la mejilla.

- Estás muy elegante, me alegra ver que no se te ha acercado ningún idiota en mi ausencia.

- La verdad es que esté es el tercer coctel al que me invitan. -No quiero que piense que me faltan opciones.

- Mensaje entendido. -Me dice mientras me corre la silla para que me siente.

- Me podrías decir, ¿cómo es que llegaste hasta acá? y más importante aún ¿Por qué estás acá?

-Pues resulta y acontece que, al parecer si soy tu alma gemela. -Me dice se acomoda en la silla a mi lado, como hace una semana cuando estábamos con Santiago.

- ¿Cómo? -Le digo realmente perdida

- ¿Por dónde empiezo? -En ese momento se acerca el mesero a ofrecerle una bebida y él le indica que desea lo mismo que yo estoy tomando.

- ¿Esta usted seguro?

- ¿Acaso es horrible lo que has pedido? -Me pregunta.

- Es un coctel de frutas sin alcohol. -Le digo mirando mi Fruit Punch.

- Osea, que estás tomando un jugo.

- Un coctel de frutas sin alcohol. -Le repito con suficiencia.

- Me regala el mismo jugo de frutas. -Le dice él al mesero con una sonrisa, una vez se va el mesero le pregunto.

- ¿Te podrías explicar?

- Claro que puedo. -Me responde.

- Gracias por contestar mi pregunta, ahora es posible que me expliques de manera amplia y suficiente a ¿cuál es la causa de tu presencia en mi cita a ciegas?

- Pues resulta que Shaio en efecto es una mujer inteligente y además de eso muy intuitiva. -Me dice esperando mi reacción.

- Espera ¿cómo sabes de Shaio? -Le pregunto y al momento me doy cuenta de que es él con quien mi amiga me ha emparejado.

-Porque como dices tú... estábamos destinados a encontrarnos. -Y una vez me dice eso, me da un suave beso en los labios confirmando que estábamos destinados a encontrarnos.


Nickole Naihaus L

Nickole Naihans L

Nickinaihaus


Foto: https://pixabay.com/es/images/search/user:foto-rabe%20book/

#nickinaihaus #historia #tradición #viajes #viajeros #costumbres #cultura #culture #travel #travelovers #curiosidades #curioso #curious #history #historia #trip #arte #historia #curiosidad #curiosity #curious #tradition #tradicion #costumbre #nickisix360 l#viajes #viajeros #experiencias #experience






462 vistas10 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

El baño

Cartagena