Latidos


Al llegar al lugar donde se realizará la rueda de prensa, los flashes de las cámaras de los paparazzis me ciegan un poco, mientras que los fans con sus celulares buscando una selfie y algunos periodistas intentando lograr una primicia, me dejan un poco descolocada y algo alterada, porque debo admitir que aun no logro acostumbrarme a este tipo de atención.


Le toma a mi agente algunos segundos ubicar a la organizadora del evento, pero una vez la encuentra, ella procede a ubicarme en medio de los panelistas, todas figuras reconocidas del entretenimiento mundial, entre ellas mi pareja Joseph, un actor que ha logrado posicionarse a través de un riguroso método de actuación y por la versatilidad en los papeles que ha interpretado a lo largo de su carrera. Los periodistas comienzan a bombardear con preguntas a los diferentes actores del proyecto, mientras yo me siento como una espectadora más, al no ser el foco de sus preguntas, debo admitir que me alegra demasiado no despertar curiosidad alguna, aunque la felicidad no dura mucho.


- Pregunta para Komi: podrías decirnos ¿qué es lo que más te gusta de Joseph? -Me toma unos segundos procesar lo que está sucediendo, instantes en los que la sala se ha quedado en silencio. Miro que Joseph con la intensión de intervenir, pero soy una profesional y cuando decidí compartir mi vida con él, sabía que este tipo de preguntas podrían sucitarse. Por lo que tomo el micrófono y comienzo a responder:

- Los latidos de su corazón. -Digo con seguridad y veo como mi respuesta transforma la expresión de los asistentes de expectación a sorpresa, de hecho puedo ver que incluso Joseph no se esperaba esta respuesta. Un periodista aprovecha su oportunidad y me contrapregunta:

- ¿Podrías explicarnos por qué los latidos? -Dice sonriendo.

- Debo admitir que yo también estoy de lo más intrigado. -Interviene Joseph ofreciéndome un segundo para ordenar mis ideas.

- En nuestra primera cita, mi pareja estaba completamente relajada, de hecho lo percibía estoico, como quien sale con unos amigos, imperturbable, amable, aunque algo distante. Mientras yo era un manojo de nervios, no podía creer que estaba compartiendo con alguien que además de ser muy guapo, también era interesante, culto y muy considerado. La cita avanzó en medio de alguna torpeza de mi parte y de su infinita comprensión, incluso cuando casi le baño con un zumo que había pedido. La sala se ríe frente al relato de mi torpeza.

- Me parecía algo bastante enternecedor, como una adolescente en su primera cita. -Dice Joseph.

- Bueno es que me sentía como una adolescente. La verdad es que aunque fue un rato agradable, pero por alguna razón no podía descifrar si el interés era mutuo..

- Pero por supuesto. -Interrumpe de nuevo Joseph.

- Bueno, pues a mí me costaba descifrar lo que estabas pensando, por eso cuando nos estábamos despidiendo en la puerta de mi casa te dije:

- No sé si volvamos a vernos...-Comienza a decir Joseph.

- ... por lo que además de agradecerte me gustaría darte un abrazo.

- Recuerdo que fue un abrazo muy sentido. -Dice Joseph.

- Bueno yo recuerdo los latidos descontrolados de tu corazón. -Mi respuesta hace reír a los asistentes.

- Es que, al ser más bajita que Joseph, mi oido queda justo en su pecho, por eso pude oír su corazón latir descontrolado, lo que me ayudó tener la certeza de que estaba igual de interesado que yo y saber que tu corazón no podrá mentirme. De hecho puedo decir que en ese momento empezó nuestra vida en conjunto.

Una vez digo lo último Joseph rompe el protocolo de la rueda de prensa y se pone de pie para darme un tierno beso.


Nickinaihaus.

Nickole Naihaus L.

Nickole Naihans L.





327 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Huir...

Florero

Una vida